Entrevista a la vista

Hola a todos,

Para aquellos de vosotros que escuchen la radio, y que además lo hagan en horas de trabajo, os comunico que el lunes día 13 de junio a las 11:45 me entrevistan en Radio 5 de RNE. El tema de la entrevista será nuestro nuevo libro “La Gran Migración” (Jordi Agustí y Mauricio Antón 2011, Crítica).

Aquí incluyo una de las ilustraciones inéditas incluídas en este nuevo libro, concretamente una reconstrucción del entorno de Damnisi, Georgia hace 1,8 millones de años.

A scene in the early Pleistocene of Dmanisi Georgia

A scene in the early Pleistocene of Dmanisi, Georgia

Posted on 10/06/2011, in Uncategorized. Bookmark the permalink. 7 Comments.

  1. Yo estaré en casa, así que lo escucharé con mucha atención.

  2. Del libro ha hecho una breve recomendación la entrevistadora al final de la entrevista. Me quedo, de esta entrevista, con algunas cosas. Empieza con la anécdota del caballo de tiovivo, en la que se pone de manifiesto un aspecto de la cognición humana interesante: cómo el cerebro recuerda más con la emoción que simplemente grabando pasivamente acontecimientos. Tú recuerdas el haber vuelto a casa y haberte puesto a dibujar el caballo, pero no haberte subido a él y las vueltas del tiovivo. Recuerdas lo que para ti fue esencial de aquella experiencia.

    Después de esta anécdota me viene a la mente lo relativo a las reconstrucciones de animales prehistóricos del cine, concretado por la entrevistadora en el T-Rex de Parque Jurásico. En efecto, como dices, desde la produccíón se apuesta por la espectacularidad y por despertar emociones en el público asistente a la representación. Así, los ojos del T-Rex (y supongo que habrá más cosas que tú, como experto, sabrías distinguir) tienen en la película un tamaño mayor y probablemente más amenazante que el que tuvieron los ojos de los T-Rex originales. Yo siempre he pensado que la realidad supera a la ficción en maravillas e incluso en espectacularidad. Por ejemplo, viendo películas históricas veo transgresiones flagrantes del curso de la historia relatada, que es de por sí espectacular, que me pregunto porqué no lo dejaron como estaba (escrito), que a mi juicio hubiera impresionado mucho más al espectador. Pero en fin.

    Y por último comentar lo de la categoría de la ilustración dentro de las bellas artes. No sé yo mucho de lo que se entiende por arte pictórico de primera, hoy en día, tras tantos juegos de pinceles que se han hecho sobre lienzos, pero quizás sea un primitivo, en el mejor sentido, quiero creer, que juzga una reproducción fidedigna y seriamente trabajada más valiosa que la originalidad dudosa de alguna mente fértil en la originalidad por la originalidad, en eso del arte por el arte. En eso creo que, igual que la realidad supera a la ficción en espectacularidad, y terribles maravillas y, en definitiva, en su capacidad de evocar profundas e intensas emociones, en la dinámica sucesión de imágenes del cine, puede hacerlo y, de hecho lo hace la mayoría de las veces, en la más estática pintura.

    • Muchas gracias por tus comentarios Javier. Desde luego que hubo bastantes “apaños” adicionales en “Parque Jurásico”, de hecho yo no me había fijado nunca en lo de los ojos del T. rex y simplemente lo asumí al comentarlo la entrevistadora. Es bien sabido que se aumentó el tamaño de los “raptores” para hacerlos más temibles, y que al dilofosaurio se le convirtió en un animal venenoso y provisto de un gola extensible (al estilo de los clamidosaurios actuales), sin que exista la menor evidencia para ninguna de las dos cosas…
      Igual que tú, estoy convencido de que la realidad siempre supera a la ficción, y al hilo de esto recuerdo una entrevista con los encargados de los efectos especiales de la película “10000 BC”, en la que se tomaron licencias a discreción sobre los animales del Pleistoceno. El “dientes de sable” que aparece en esa película es, básicamente, un tigre de tamaño descomunal, con colmillos desmesurados y un muñón de cola al estilo de un lince. No respeta ni los detalles de la anatomía, ni las proporciones, ni el tamaño (el ficticio es más grande, claro…) del verdadero Smilodon, aunque técnicamente el 3D es impecable. La responsable de animación dice al respecto algo así como: “sí, consultamos los datos científicos sobre la anatomía del Smilodon, pero al final decidimos hacer algo diferente, que molara más (en inglés, “something cooler”)”. ¿Qué puede “molar” más que el animal verdadero? Esta combinación desvergonzada de la observación superficial con el afán de manipular las preferencias del público me parece que ha generado una cantidad de oportunidades perdidas en el mundo de las reconstrucciones cinematográficas. Esto es especialmente cierto cuando tenemos en cuenta que los efectos especiales de Hollywood tienen una calidad técnica infinitamente superior que los que vemos en los documentales de televisión. En estos últimos se supone que sí se prima la exactitud científica, pero suelen ser tan mediocres técnicamente, que al final resultan tan poco informativos o menos que los del cine de entretenimiento… en fin, que tenemos un largo camino por recorrer, y espero que lo hagamos porque los conocimientos actuales nos permitirían presenciar muchas maravillas.

    • Javier, continuando con el otro tema que mencionas en tus comentarios, desde el punto de vista del “arte moderno”, y si nos ponemos rigurosos, todo el arte del renacimiento quedaría relegado a la categoría “menor” de ilustración, porque en su propósito y en su categoría de obra de encargo, la Capilla Sixtina no difiere esencialmente de las láminas de la biblia de Doré, por ejemplo. Y esto por no hablar de los estudios anatómicos de los cuadernos de Leonardo y un largo etcétera. Precisamente ese ejemplo me lleva a lo que para mí es fundamental en el dibujo y otros medios de representación: que son herramientas de conocimiento, tanto para aprender sobre el mundo y los objetos que estudiamos, como para conocer nuestras propias reacciones emocionales ante esos objetos. Desde que sabemos que no podemos observar algo sin influir en ello, esta segunda vertiente, la del “conócete a ti mismo” también cobra su relevancia, porque nos permite añadir una dimensión de respeto a la frialdad más o menos quirúrgica y agresiva de la observación científica. Y buena falta nos hace, en los tiempos que corren…

  3. Ahora mismo estoy enfrascado con ese libro, y debo decir que de momento (estoy en la parte de la crisis) me está encantando, tanto el texto como la parte gráfica. En un campo tan fascinante como el de la paleontología es un alivio poder echarle el guante a un trabajo actualizado, y si además se deja leer con placer, eso ya es un gustazo.

    • ¡Gracias José Antonio!. Cada vez que Agustí me llama para hacer un libro tengo que hacer la mochila (metafóricamente hablando), porque sé que me espera un nuevo safari por las faunas del Terciario. Su enfoque es siempre ecológico, y la historia de las dispersiones homínidas y humanas desde Africa es, para él, inseparable de los ecosistemas de los cuales nuestros antepasados formaron parte. Es un buen antídoto contra el antropocentrismo y “hominocentrismo” de tantos relatos sobre evolución humana.

  4. Magnífico libro “La gran migración”. Fácil de leer y con unas ilustraciones que son un regalo para la vista y la cabeza.
    He agradecido oírle en la entrevista en diferido, y me ha gustado especialmente cuando ha diferenciado entre una representación de un animal extinguido con fines comerciales y aquella que se hace de manera exclusivamente científica. Y no ha menospreciado la primera!!!, lo cual dice mucho de Ud.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: